Cada día son más los negocios, empresas, corporativos, escuelas, hospitales y comercios que recurren a la instalación de un sistema de Circuito Cerrado de Televisión y, no es de extrañarse esta tendencia, debido a la creciente tasa de inseguridad y delincuencia, pero también, debido a los resultados positivos que se obtienen con este recurso de seguridad.




Entre los principales beneficios de contar con un sistema CCTV, destacan:




-Permiten registrar y llevar un control detallado de entradas y salidas.




-Advertir actitudes sospechas, tanto en el interior como en el exterior.




-La presencia de las cámaras de seguridad puede llegar a inhibir actos delictivos.




-Monitoreo de comportamiento de empleados y personas que conviven el inmueble.




-Identificación de las características físicas de los ladrones, lo que sirve como prueba contundente al presentar evidencias en una demanda.




Para reforzar la efectividad de un CCTV, éste debe estar intercomunicado con una base de monitoreo y observación, supervisada por alguna empresa de seguridad privada, la cual, como parte de sus servicios, al identificar un acto delictivo o que atente contra la seguridad del lugar, dará respuesta inmediata comunicando sobre los hechos a los guardias de seguridad en turno y/o más próximos, para llevar a cabo las acciones correspondientes.




Por ello es importante que, al elegir un Circuito Cerrado de Televisión, lo hagas con alguna empresa de seguridad privada seria y confiable, como lo somos en ATR, donde más de 20 años de experiencia y prestigio nos respaldan.




Conócenos, será un placer asesorarte.